5 razones por las cuales fallan las intervenciones de riesgo psicosocial

Natalia Vásquez ArangoFactores psicosocialesLeave a Comment

5 razones por las cuales fallan las intervenciones de riesgo psicosocial

Por: Natalia Vásquez Arango, Gerente Comercial

Es un reto trascender la visión de obligatoriedad que tiene el diagnóstico de factores de riesgo psicosocial en gran medida por que precisamente suele permanecer como un diagnóstico que poco se interviene y muy pocas veces se logra engranar a los procesos de talento humano que tiene la organización, entendiendo que es desde los procesos (intervención primaria) que en ocasiones se logra el mayor impacto.

Basado en la experiencia y cientos de diagnósticos realizados en organizaciones de variados tamaños y objetos sociales, el por qué, desde nuestra óptica fallan las intervenciones del mencionado factor de riesgo laboral

  1. Quedarse solo con los resultados de los cuestionarios: pretender generar un plan de intervención basado exclusivamente en los resultados arrojados por el diagnóstico es un error común. Si bien los niveles de riesgo por dimensión y las personas expuestos con indispensables, el no profundizar en las causas, que no es más que la respuesta al porqué se tienen los resultados que se tienen, genera en ocasiones medidas de intervención superficiales de bajo impacto
  1. No involucrar al proceso de gestión del talento: desde la gestión del talento es que se generan las acciones más potentes de prevención del riesgo psicosocial, desde allí se toman las decisiones administrativas que más impactan a las personas. Si gestión humana está ausente durante el diagnóstico y la intervención se generarán acciones aisladas que las personas terminan sin comprender y se desperdicia el poder preventivo que tiene este proceso
  1. Falta de involucramiento por parte de los líderes: existen muchas razones por las cuales los líderes son fundamentales en la prevención, intervención, prevención del riesgo psicosocial y muy especialmente en el monitoreo de los efectos asociados; por tal razón, tener a los líderes aislados en una falla. Para involucrarlos, primero hay que lograr que comprendan que es un sobre todo para que les sirve, desde la relación que tiene directamente con los resultados de los procesos que lideran
  1. No monitorear los efectos: el monitoreo de los efectos además de ser un asunto normativo contemplado en la resolución 2646, es indispensable como intervención terciaria, con el fin de identificar de manera temprana efectos, evitando que se deriven en enfermedades laborales derivadas del estrés. El monitoreo de los efectos contempla no solo las condiciones de salud, sino también monitorear efectos como el desempeño, rotación de cargos y áreas, ausentismo por enfermedad y otros tipos, etc.
  1. No acompañarse de profesionales expertos: los profesionales expertos y facultados para gestionar las factores de riesgo psicosocial son los psicólogos especialistas en seguridad y salud en el trabajo; y no es capricho. Estos profesionales logran comprender el ser humano desde la psicología, las organizaciones desde el comportamiento del individuo en un contexto laboral y finalmente la salud y los estresores laborales. Si bien desde decisiones administrativas la organización podrá emprender una serie de acciones, hacerlo sin el acompañamiento de un experto no solo puede generar poco impacto sino que puede generar riesgos de tipo legal por abordajes inadecuados.

Es entonces fundamental comprender que el verdadero impacto de los factores de riesgo psicosocial se encuentra en la intervención, la cual debe acompañarse de buenas prácticas para favorecer la protección de la salud de los trabajadores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *