Haciéndole frente a la Incertidumbre

Alejandro RiosCrecimiento personal, Crecimiento profesionalLeave a Comment

La situación actual del mundo muestra un evidente aumento en la sensación del vacío existencial y al parecer esta correlacionado con las innumerables opciones de elegir en un mundo de miles de oportunidades, la ansiedad que genera la necesidad de tomar una decisión ante la multiplicidad de las opciones es difícil, y la incertidumbre de equivocarte en una decisión te lleva a mantenerte estático y pasivo en una zona de confort, y eso que el hombre cuenta con herramientas efectivas y con la innovación tecnológica para no quedarse allí, pero la fragilidad interna ha ido en aumento en los últimos meces a favor de la pandemia.

La incertidumbre no necesariamente se relaciona con enfermedad, creo que encontrarle sentido a la vida es más una angustia espiritual, y muchas veces ni siquiera la fe te erradica esa angustia o esa duda sino que simplemente la transforma en nuevas oportunidades que te abren la visión y tu horizonte, ya que debemos enfrentar y aprender a confrontar la incertidumbre con valentía, con firmeza y como seres de transformación.

Te puede interesar Autoconocimiento como herramienta en el bienestar emocional

Seres de transformación que somos, que nos adaptamos a las nuevas realidades, que no nos queda nada grande, que cuando cambia de color la paleta cambiamos con ella y nos ajustamos, y que al momento de tomar decisiones lo haremos con la seguridad y convicción de estar tomando la dedición más acertada. La incertidumbre no se puede volver una fuente de errores o una excusa para cometerlos.

A veces no logro entender a las personas que buscan una vida sin incertidumbre, una vida sin conflictos, buscan tener una vida de calma pero olvidan que el ser humano está constituido para la conquista, para la conquista de lo que es y lo que quiere llegar a ser, el hombre necesita de peligro y de incertidumbre ante el presente, los “porque” de la vida no siempre están en el hoy, de hecho suelen están en el mañana, y en ese sentido necesitamos tener esperanza, para saber que los “como” llegaran a nuestra vida si seguimos caminando nuestros “porque” de manera firme y valiente. Es decir, tomando decisiones por encima del “porque”.

Hoy no dejes que la angustia te ahogue ni te apague la llama que enciende tu alma y alimenta tu propósito, cuando llegan las horas difíciles que no queda nadie, cuando no están tus padres, tu esposa, tu hijo, tus amigos o hermanos es cuando la motivación diaria, la inspiración espiritual, la oración, la meditación y demás prácticas van a ser fundamentales para soportar los “como” de la vida y las incertidumbres que estos generan.

Si ya lo intentaste todo, ahora inténtalo una vez más, no te abandones dente el interior, fortalécete por dentro y nada ni nadie podrá aplastarte, abraza tu voluntad y fortaleza espiritual y sigue avanzando, ballatando, nunca te pares, jamás te detengas, hazle frente a la angustia, al miedo, que también es la sensación de que valdrá la pena, aunque camines temblando esos serán tus pasos más dignos en la vida y la mayor satisfacción de tu existencia, allí dirás, VALIÓ LA PENA LA INCERTIDUMBRE.

Te puede interesar Gestionar las emociones y los impulsos mediante el control mental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *