Alejandro Rios
Ene 25, 2021
Negocios Post Pandemia

Es claro que el 2021 trae consigo cambios que llegaron para quedarse, lo primero que ya está cambiando y seguramente se va a mantener en las empresas es la digitalización en gestión documental, procesos, proyectos y demás, que sigue cogiendo cada vez más fuerza.  Lo segundo es la innovación, ya que en tiempos de crisis es la innovación la que mantiene a flote todo modelo de negocio.  Lo tercero es la diversificación, que habla muy bien de la integralidad que tiene una compañía para brindar soluciones desde diferentes líneas de negocio que permitan apalancar las que van cumpliendo su ciclo.  Y el cuarto, y no menos importante, el marketing digital.

La digitalización fue también un mito que hasta el año anterior muchas empresas pudieron comprobar que era algo necesario, sobre todo aquellas que vienen con un tipo de liderazgo altamente autoritario, que da la sensación de que se debe tener la persona al frente para “controlarla”, los documentos en archivadores antiguos, no utilizaban una nube para su información más valiosa o desde los mismos procesos en las diferentes áreas, que se creía que era imposible tenerlos engranados desde una virtualidad, así mismo muchos mitos que claramente no van a volver y que finalmente eran excusas para no moverse y seguir haciendo las cosas tal cual, con el argumento de “pero así me funciona bien”

Esa misma digitalización motivó y obligó a las empresas a innovar y no solamente en temas internos o de procesos, la gestión comercial cambió completamente, ya que la realidad era otra y con ella despertaban otras necesidades puntuales del mercado que invitaban a repensarse de inmediato teniendo una lectura un poco confusa de lo que deparaba la crisis.

Esa innovación le permitió ver a muchas empresas la importancia de la diversificación, la famosa frase de no tener todos los huevos en la misma canasta, que un producto o servicio X en una realidad normal se vende bien, pero que en medio de una crisis puede pasar de ser exitoso a ser inoperante, por ello las empresas se dieron a la tarea de innovar, no pensando en cómo mejorar su producto, sino en cómo complementarlo, con alternativas que permitieran tener varias líneas de negocio que se ajustaran a cualquier novedad en la realidad y más importante aún, que en caso de que una línea de negocio se viera afectada, las demás pudieran soportarla, se trataba también de sobrevivir.

Te puede interesar La confianza: valor corporativo esencial

Pero la digitalización, la innovación y la diversificación por sí solas no podían hacer la tarea, había otro mito que tomaba mucha fuerza, pero que todavía no tenía la credibilidad de muchas empresas y es el marketing digital, para muchas empresas el marketing era todo un misterio, ¿qué es eso? ¿y para qué?, no se sabe ni como subsistían, pero claro, cuando hay tiempo de bonanza todo va bien, todo el mundo subsiste, los clientes vienen, aunque no hagas esfuerzo, pero cuando hay épocas de crisis, si no tienes un marketing digital sólido y no sabes cómo buscar o prospectar clientes esto perjudica en gran medida la empresa, no saben cómo salir a buscar clientes, ya que siempre se quedaron sentados esperando que estos llegaran.

En conclusión, la suma de estas cuatro variables o “mitos” finalmente son las que han permitido que las organizaciones se mantenga a flote, ninguna de ellas servirá sin el complemento de las otras tres, hoy en día las empresas deben estar tan abiertas mentalmente a un mundo cada vez más digital que viene tomando mucha fuerza hace un par de años, pero que la pandemia lo aceleró, tener muy clara la necesidad de innovar y transformar de manera permanente sus procesos, productos y servicios, que no se puede esperar una crisis para estar en constante desarrollo y adelantándose al mercado, que la diversificación es la que permite subsistir en una realidad compleja, pero que no se trata de subsistir, sino de tomar como punto de partida la diversificación para hacer crecer de manera permanente el portafolio y llegar a ser más integrales y competitivos, y finalmente un mensaje contundente y es que no se pueden quedar sentados detrás del escritorio esperando que los clientes lleguen, hay que salir a buscarlos los clientes con los que se quiere trabajar.

Es el año del desquite, y va a jugar un papel fundamental que todos los miembros de la organización tenga claros estos cuatro conceptos, que la adaptabilidad es de todos los días, que la innovación no es un departamento de la empresa si no una iniciativa de todos y que la diversificación y el éxito del marketing digital no es un tema solamente comercial, es tarea de todos.

Te puede interesar La retroalimentación: Poderosa técnica de mejoramiento del desempeño

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar actualizado con información de valor para el desarrollo organizacional y profesional?

    Si estás buscando trabajo da click - AQUI -

    [anr_nocaptcha g-recaptcha-response]

    Servicios