Tenemos libertad pero somos libres?