Doris Arango
Feb 15, 2021
EL liderazgo ante nuevas realidades

Cuando la realidad cambia sustancialmente, producto en este caso de una Pandemia como la que actualmente tenemos a nivel mundial, implica movilizaciones en todos los campos. Esto involucra de manera muy especial a ese motor económico de las naciones que son las empresas, las cuales, a su vez, están lideradas por personas para su gestión de procesos y recursos alineados a unas estrategias, pero muy especialmente para conducir a los seres humanos que laboran en ellas, contribuyendo con su trabajo al logro de metas.

Es así como los líderes tienen un rol de gran peso en las organizaciones, en tanto son los encargados de movilizar voluntades, competencias, actitudes, saberes hacia un norte claramente definido, enmarcado en una cultura y valores propios de cada organización en entornos relativamente estables y predecibles.

No obstante, al aparecer una pandemia, la realidad cambia casi en su totalidad generando caos, incertidumbre, cambios abruptos que llevan a acciones nunca imaginadas, a tener que tomar decisiones apresuradas o dolorosas, tratando de preservar la estabilidad dentro de la inestabilidad existente.

Es ahí donde surge nuevas realidades, que no se pueden liderar con las mismas habilidades del año anterior; es indispensable adquirir o desarrollar otras, que posibiliten el ejercicio del liderazgo de una manera acertada, inteligente y sobre todo muy humana, para poder contener y ayudar a un equipo que puede estar desbordado en miedos, o parálisis ante el no saber qué va a pasar.

Te puede interesar Cultura del feedback en las organizaciones

Habilidades que posibilitan el ejercicio del liderazgo en la nueva realidad

 

1. Flexibilidad

En este orden de ideas la flexibilidad, es una habilidad que la nueva realidad exige para adaptarse en entornos cambiantes, así como liderar y gestionar equipos remotos promocionando el trabajo colaborativo y fortalecimiento de vínculos en la distancia, dado que el teletrabajo se masificó con una rapidez impensada, migrando a esta modalidad que al parecer llegó para quedarse, ya que mostró que es posible hacerlo sin mayores traumatismos, conciliando vida laboral-familiar para mayor beneficio de todos.

2. Confianza, autonomía y empoderamiento

Igualmente es necesaria la confianza, autonomía y empoderamiento de las personas y equipos, con base en lo que pueden llegar a ser y hacer, y no en lo que estaban haciendo y dando antes. Porque el cambio fue exigente para todos, llevándonos a un nivel diferente y la sugerencia es continuar con ese desarrollo alcanzado por la situación, para no devolverse.

3. Comunicación efectiva, asertiva y escucha activa

Así mismo, la comunicación efectiva, asertiva y la escucha activa son indispensables, en la medida que mantener informados oportunamente a las personas, de cómo es el estado actual, que se viene etc., a través de diferentes medios y canales, privilegiando las reuniones de equipo para ello, porque allí se puede escuchar y hacer lectura de las reacciones emocionales y de inmediato tramitarlas, aclararlas y evitar que el imaginario se dispare.

4. Inteligencia emocional

De igual manera la inteligencia emocional toma una alta relevancia, dado que hay que entrenarse para el autocontrol que implica gestionar las emociones y agudizar la empatía que va a posibilitar identificar de manera temprana, variaciones emocionales en los equipos o miembros de estos, para intervenirlas ágilmente buscando las posibles causas para enfocarse en las soluciones.

Esto a su vez, llevará a una cercanía y un interés genuino por el bienestar de las personas, que cuando se sienten validadas y valoradas se enfocan en dar la milla extra, se sienten motivadas y un alto nivel de satisfacción que disminuye la rotación del personal.

Con esta corta disertación pretendo sensibilizar a quienes tienen personal a su cargo, a repensarse, reinventarse en el ejercicio de un liderazgo contextualizado  a esta nueva realidad, que tiene exigencias diferentes, focos de atención cercanos, y con presencialidad y acompañamiento, no necesariamente físico, sino a través del uso de las tecnologías y de los recursos personales.

Te puede interesar La retroalimentación: Poderosa técnica de mejoramiento del desempeño

Somos expertos en identificar el impacto que están teniendo los líderes en sus equipos de trabajo bajo la modalidad de trabajo a distancia.

Acompañamos a los líderes en la apropiación de buenas prácticas para el trabajo remoto, que favorezcan el empoderamiento de los equipos, fomentando bienestar, motivación y satisfacción laboral.

Conoce nuestro servicio de Fortalecimiento del liderazgo para equipos a distancia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar actualizado con información de valor para el desarrollo organizacional y profesional?

    Si estás buscando trabajo da click - AQUI -

    Servicios