Tatiana Carvajal
Abr 23, 2020
¿Líder o jefe? Motivación desde el acompañamiento

Para nadie es un secreto que con el paso del tiempo se ha transformado significativamente la figura del jefe en un equipo de trabajo, pues, anteriormente quien asumía esta posición era una persona que direccionaba equipos desde la planeación y el alcance de objetivos únicamente, sin embargo, se ha transformado este concepto teniendo en cuenta que el cumplimiento sigue siendo importante, pero está acompañado de un factor esencial que es el ser.

Si revisamos hace algunos años, el perfil de jefe era una persona mayor, que alcanzaba plan carrera en la organización a la que pertenecía, es decir, iniciaba en algún cargo y por desempeño o merito iba escalando hasta llegar a uno superior, teniendo en cuenta que conocía de los procesos internos y por ello se creía que su desempeño sería igual en un nuevo rol.

Aun así, se podía evidenciar que, en lo general, su nivel de relacionamiento no estaba acorde con las necesidades de los colaboradores, pues, para ellos la función de los integrantes del equipo de trabajo era un número más donde se debía producir y cumplir, sin tener en cuenta las características y motivaciones internas de cada persona. Esto permitía encontrar unos resultados exitosos más no se veía la felicidad en los colaboradores.

Hoy, gracias a estudios y avances del mundo laboral, se ha incursionado en un nuevo modelo de liderazgo, donde la postura de jefe, que en contexto que era quien mandaba, se ha desfigurado, llegando a la idea de líder que es quien se preocupa por su equipo.

La diferencia principal radica en que el jefe es quien impone y asume su autoridad a modo de poder y con ello exige sin tener en cuenta a su equipo, mientras que el líder es la persona que dirige desde la motivación visionando los objetivos de sus colaboradores y llevándolos al alcance de ellos desde el acompañamiento y el empoderamiento.

Lo descrito anteriormente, no solo se queda en la teoría, sino que también al aplicarlo, se evidencia el impacto en el ambiente laboral y equipo de trabajo, pues tener una persona no solo preocupada por los resultados sino también por el bienestar personal conduce a una labor más amena donde se trabaja desde la motivación y el deseo y no solo por producir, lo cual se ha podido corroborar con estudios e implementación de baterías de medición, que concluyen en la descripción de la realidad de las organizaciones.

Ahora bien, es importante marcar la delgada línea entre interés por los colaboradores y la necesidad de la compañía por ser rentable y cumplir con indicadores, porque de nada sirve tener coequiperos felices pero que no sean efectivos.

Te puede interesar Liderazgo: Factor protector o factor de riesgo para el equipo

Esto se puede lograr dejando muy claros los objetivos que cada equipo tiene asignados y generar un plan estratégico que conduzca al logro de estos, incluyendo a los colaboradores en este desarrollo y posterior hacer seguimiento constante, más como un apoyo y la posibilidad de acompañar que como la manera de presionar. Esto puede generar mayor productividad, pues se ha comprobado que una persona motivada alcanza mejores resultados.

A continuación, se plantean ventajas de tener un líder de equipos y las posibles consecuencias de continuar perpetuando la figura de jefe.

Ventajas de un líder de equipo:
  • Cercanía en la relación laboral que conlleva a confianza con los integrantes del equipo de trabajo
  • Motivación desde el liderazgo, donde se transmite la necesidad de la compañía y el alcance de objetivos desde la pasión.
  • Mayor productividad y eficiencia en los colaboradores
  • Ejecución de labores por convicción más que por obligación
  • Mayor productividad por labores ejercidas desde la felicidad
Desventajas de un jefe:
  • Presencia de altos niveles de estrés en el personal
  • Incursión de enfermedades laborales que a su vez repercuten en deserción por incapacidad
  • Relación basada en el temor
  • Rotación alta de personal por desajuste al liderazgo

Se puede concluir señalando que las posibilidades de la transformación del rol mencionado anteriormente se encuentran vigentes, teniendo en cuenta las necesidades de cada compañía, donde es decisión de estas elegir la persona que direccionara su equipo de trabajo, por ello, se deja el interrogante ¿quieres un líder o un jefe en tu empresa?

Te puede interesar Liderazgo participativo como estrategia organizacional

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar actualizado con información de valor para el desarrollo organizacional y profesional?

Servicios

Fortalecimiento de Liderazgo
Servicios por ARL
Acompañamiento en implementación del teletrabajo
Fortalecimiento del liderazgo para equipos a distancia
Gestión del clima organizacional
Formación a la medida
+ Talento comercial
Selección de talentos
Gestión de riesgo Psicosocial
Slider