Blog Empresarial

Las relaciones de la organización como construcción y en construcción

Si nos dirigimos a los términos básicos de lo que significa una construcción y construir, pudiéramos definir que la primera corresponde al resultado de la segunda como proceso, o “producto” terminado, sin embargo, en cualquiera de las dos formas, tanto la primera como la segunda tienen que ver con una o varias operaciones sistemáticas, de esfuerzo y tiempo de ejecución.

En esa perspectiva, podemos decir también que una organización, en términos relacionales y de manera interna, no solo está compuesta por personas, sino que en el marco de la relación entre esas personas existen procesos relacionales, sistemáticos, de esfuerzo y que conllevan tiempo de ejecución.

Es así como podemos entender el entorno relacional de una organización como una construcción conjunta y constante de dos o más seres, completamente individuales, independientes y autónomos, cada uno o cada una con variables endógenas y exógenas que determinan y que influyen indiscutiblemente en sus acciones y reacciones frente a situaciones determinadas.

Te puede interesar ¿Líder o jefe? Motivación desde el acompañamiento

Dirigiéndonos un poco más hacia el punto central de este artículo, y entendiendo las relaciones (en este caso particular, aquellas entre las personas dentro de una organización) como una construcción, el motor de este planteamiento obedece a la comprensión integral de los colaboradores, como seres humanos, compuestos por diferentes áreas: espiritual, emocional, intelectual, económica y física, áreas que, están directamente implicadas en las relaciones, y que no solo pueden determinar el curso de estas, sino su calidad.

Las relaciones, o buenas relaciones no se construyen siempre de la noche a la mañana o en periodos cortos de tiempo, porque para ello, se requiere una sincronía entre diferentes factores y por lo menos entre alguna o algunas de las áreas del ser, de aquellos agentes (las personas) que interactúan dentro de la organización.

De ahí parte la importancia de la intervención e inversión de esfuerzos en las personas, quienes determinaran a corto, mediano y largo plazo la calidad de las relaciones de la organización, entendiendo cada variable, tanto interna como externa, como un factor que deben ser atendido de manera estratégica y oportuna para poder obtener resultados positivos y realmente visibles.

Como conclusión podemos decir que el relacionamiento de las personas en una organización es un proceso en el que influyen diversos y diferentes factores, que estos como conjunto, pueden entenderse como una construcción, y que la intervención de esos factores de manera oportuna y estratégica, pueden orientar el rumbo y calidad de las relaciones entre las personas de la misma organización.

Te puede interesar Retener el Talento

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Somos el aliado estratégico de tu empresa

contáctanos